El campo de la nanotecnología tiene la primera licenciatura propia en el país. “Dura cuatro años y su objetivo es crear innovadores que irán haciendo proyectos acorde a la velocidad de este campo científico. Se estima que para 2023 la facturación mundial en este rubro (que crece un 18% anual) superará al de la soja”, cierra el doctor Alberto D’Andrea, a cargo del programa y presidente de la Confederación Argentina de Biotecnología.

Joaquín Pedre (Estudiante de nanotecnología)

“Es un nicho en crecimiento”

Los oficios que se vienen: esta es la gente del futuro

Joaquin Pedre/ FOTO JUANO TESONE

La película Viaje insólito (1987) despertó en miles de personas la curiosidad por un mundo futurista y diminutísimo. A Joaquín Pedre (37), la nanotecnología automáticamente le trae a la mente aquel filme, en dónde una persona -adentro de una nave- era miniaturizada e inyectada en el cuerpo de un conejo, como fin de un experimento científico.

La imaginación acerca de nanomateriales en el torrente sanguíneo no es una cuestión exclusiva de Hollywood. Si no, ¿por qué estudiar nanotecnología en un país donde se están dando los primeros pasos? “Es un nicho que está en crecimiento enArgentina, por el momento bastante verde. Pero apuesto por el trabajo colaborativo con otros países, sin necesidad de tener que radicarte afuera. Hoy las posibilidades de crecimiento en el mercado local son mayores que hace una década, por eso hay que estar en constante contacto con centros de referencia del exterior”.

Esto dice un neonatólogo formado en la Clínica y Maternidad Suizo Argentina -y que hoy trabaja en la Clínica del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (CEMIC)- en cuanto a la nanotecnología aplicada a su profesión. “Me interesa el tema de diagnóstico, bebés que son muy chiquitos y necesitan un control constante con aparatos externos. Sería muy útil simplificar todo el aparataje que hay alrededor de una incubadora, poder tener información en tiempo real de cómo está esa criatura sin necesidad de sacarle tanta sangre para hacerle los análisis”, agrega.

Pero este profesional, que trabaja en Saavedra y cursa el segundo cuatrimestre (de primer año) en la única licenciatura en nanotecnología del país, prevé ir más allá y comenta ideas (sin dar muchos detalles para no “quemarla”) sobre la aplicación de nanomateriales en su ámbito profesional. “Será crucial para el monitoreo de los bebés que estén internados en grave estado. Eso sí, va a tardar más tiempo en aplicarse que en la medicina convencional, ya que la investigación, en todo lo que se refiera a neonatología, está regulado con normas muy estrictas, y me parece excelente que así sea”.

Confía que la nanotecnología será “el futuro” de la medicina, aunque la ve instaurada a largo plazo. “Quizás de unos 10 a 15 años para que se afiance, estamos en la etapa del entusiasmo. Tenemos que darle mucho tiempo para que madure aquí”.

 

Lee toda la nota acá: https://www.clarin.com/sociedad/oficios-vienen-gente-futuro_0_ByBXvuJF-.html